¿Que es un humedal?

Entre los medios más productivos del mundo encontramos los humedales. En la actualidad la caracterización y la definición de humedales se encuentra en una ardua discusión en el ambiente científico, pero sin embargo, podemos definirlos como aquellos cuerpos de agua corriente o estacionaria, temporal o permanente, en los que el agua es un componente fundamental para el mantenimiento de la circulación de los materiales y la energía. En el caso de los ríos esto incluye tanto al cauce principal, la llanura de inundación y sus paleocauces. La Convención RAMSAR define a los humedales como: “…extensiones de marismas, pantanos, turberas o aguas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluyendo las extensiones de aguas marinas cuya profundidad en mareas no exceda a 6 metros.” (Convención RAMSAR)

Así mismo, RAMSAR caracteriza a los humedales como cunas de diversidad biológica y fuentes de agua y productividad primaria, de los cuales innumerables especies vegetales y animales dependen para subsistir, siendo también importantes depósitos de material genético vegetal.

 
 Arroyo Yaguarón, en San Nicolás, Argentina. Foto: Oga

Los humedales brindan importantes beneficios para la humanidad. Desempeñan funciones como el control de inundaciones, reposición de aguas subterráneas, estabilización de costas, protección contra tormentas, retención y exportación de sedimentos y nutrientes, mitigación del cambio climático, depuración de las aguas y reservorio de biodiversidad. Además brindan numerosos y valiosos productos para la sociedad como frutas, pescados, crustáceos, animales silvestres, resinas, maderas de construcción, leña, cañas para construcción, forraje para animales, entre los más destacados.

Los humedales son zonas expuestas a la influencia de factores naturales y humanos; por lo que, para mantener su productividad y diversidad biológica y hacer posible el aprovechamiento de sus bienes, resulta fundamental lograr acuerdos entre las partes involucradas. El uso racional de los humedales significa el mantenimiento de sus características ecológicas, logrado mediante la implementación de enfoques por ecosistemas dentro del contexto del desarrollo sostenible. Las características ecológicas son la combinación de los componentes, procesos y beneficios que brinda un ecosistema, que caracterizan al humedal en un determinado momento.

 
 Humedales río Paraguay, Paraguay. Foto: Sobrevivencia

Los ríos, como humedales, constituyen una parte fundamental de los ecosistemas terrestres, ya que ellos funcionan como corredores ecológicos para la flora y la fauna dando integridad a los ecosistemas terrestres del planeta. La función de los ríos como corredores fluviales fue ya intuida por el hombre primitivo, que los usaba para desplazarse, para proveerse de alimentos y quizá, para muchas utilidades que hoy son inimaginables para el hombre actual. Buena parte de las civilizaciones se establecieron y prosperaron a la orilla de los ríos. El flujo de agua trae consigo nutrientes, sedimentos suspendidos, semillas, huevos y numerosos organismos que circulan, se reproducen y mantienen una alta producción que sustenta la vida de los pobladores que han evolucionado y se han adaptado a vivir con el río.

En 1971, la Convención Ramsar fue el punto de partida en el compromiso internacional para la conservación de los humedales, fundándose en el principio de mantener áreas que por su singularidad ecológica merecen el interés de la comunidad internacional. Sin embargo, la institucionalización de corredores ecológicos en humedales compartidos por varios países, aún no ha recibido un tratamiento orgánico por parte de la Convención.

 
 Pantanal Boliviano. Bolivia. Foto: Probioma